Saltar al contenido
O

Ejemplos de órganos homólogos

Ejemplos de órganos homólogos
4.3 (85.71%) 7 votes

La evolución ha llevado a las diversas especies animales que habitan el planeta tierra a desarrollar diferentes actividades únicas y distintas a partir de estructuras similares existentes en otras especies. En la mayoría de los casos, estas similitudes son mucho más marcadas gracias a los órganos homólogos.

¿Qué es?

Los órganos homólogos son los que tienen una estructura muy parecida, aunque en muchas especies están destinados a cumplir funciones distintas. Un ejemplo claro son los brazos de un ser humanos y las alas de un ave, tanto los brazos como las alas se encuentran a simple vista en la misma posición, pero las aves utilizan sus alas para volar y el ser humano no.

En el año 1920, Alexander Weinstein realizó los primeros estudios en el campo de la homología. Él expuso que existían en las especies diversos genes que formaban unas estructuras externas muy parecidas, pero luego Richard Owen añadió algo muy importante al decir que estas estructuras pueden parecerse y no cumplir las mismas funciones.

En ese sentido, es importante resaltar que los órganos son homólogos cuando presentan el mismo  antepasado, ancestro o padre, a pesar de que no tengan la misma ubicación o sirvan para lo mismo en cada especie.

Ejemplo de órganos homólogos

  1. El cartílago branquial de los peces evolucionaría para convertirse en la mandíbula de los reptiles y en el oído medio de los mamíferos. Especialmente en el humano se representa en el hueso estribo.
  2. Los brazos de los humanos, las alas de las aves, las aletas de las ballenas y las patas de los perros, tienen un mismo origen genético pero dichas estructuras cumplen funciones distintas en cada una de estas especies.
  3. La aleta de un delfín comparte desarrollo embriológico con el ala de un murciélago, evidenciando la distinción de sus funciones pero la homología de su origen.
  4. La trompa de un elefante coincide con el origen del labio superior de una persona.
  5. Las alas de una mariposa y las alas de un águila son físicamente distintas pero fisiológicamente idénticas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *