Saltar al contenido
N

Ejemplos de neutralismo

Ejemplos de neutralismo
5 (100%) 1 vote

Se conoce como una tendencia política en permanecer neutral ante una decisión de suma importancia que pueda afectar a toda la sociedad de un país.

Es el proceso mediante el cual se toman decisiones y la difusión de la información debe girar en torno a un análisis temporal del suceso para no predecir los resultados.

En términos generales, el neutralismo tiene que ver con la posición centrada y afectiva de un individuo o conjunto de personas ante una situación. En el ámbito social político es reconocido el neutralismo como forma de no intervención por parte de los gobernantes.

La no intervención no es evasión del problema, en el neutralismo se percibe como un trance entre el análisis de los hechos, la toma de decisiones y la difusión de las mismas.

El neutralismo como valor positivo

Socialmente se puede observar al neutralismo como una manera efectiva de tratar una situación, puesto que se requiere de objetividad, fortaleza, y análisis junto al tratamiento directo del problema, para así buscar las mejores estrategias para su resolución.

La contraparte del neutralismo es la subjetividad o dejarse llevar por los sentimientos para la toma de decisiones, pudiendo esto afectar a los involucrados, eliminando la balanza equitativa y de justicia que sostiene el estado neutral.

Ejemplos de neutralismo

  1. Cuando se buscan soluciones a un problema, se debe ser neutro evaluando todas las características que se presenten y no reaccionar ante la primera idea que ocurra.
  2. Se emplea el neutralismo cuando los papás divorciados comparten la crianza de los hijos, puesto que colocan una balanza entre ambas realidades.
  3. En la política los gobernantes de un país presentan un estado neutral cuando obtienen buenas relaciones con diversos países y así desarrollar el comercio internacional, sin privilegios para unos más que para otros. Todos por igual.
  4. Cuando se debe decidir si asistir a una reunión o a otra, interviene el neutralismo en el momento que se piensa con objetividad cuál de las invitaciones traerá mejores recompensas o entre ambas cuál presenta urgencia de presencia.
  5. Un jefe debe asumir el neutralismo para el tratamiento de sus trabajadores, ya que si existen privilegios no obtenidos, puede crearse un ambiente de competitividad o conflictivo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *