Saltar al contenido
K

3 ejemplos de kaizen

3 ejemplos de kaizen
5 (100%) 1 vote

El kaizen es una filosofía y sistema japonés que surgió luego de la segunda guerra mundial con el fin de restaurar la economía del país, aunque al alcanzar sus objetivos se decidió aplicar a todos los aspectos de la vida de los ciudadanos. El kaizen es un sistema de trabajo eficaz y eficiente.

¿Qué es?

El kaizen es un sistema de trabajo destinado a aumentar el rendimiento y la calidad de una persona, un grupo de personas o una compañía, para de este modo obtener mejores beneficios colectivos.

Luego de la segunda guerra mundial, Japón quedó muy deteriorado sobretodo en el ámbito económico y a diferencia de otros países afectados por la guerra, no tenía recursos naturales con los cuales recuperarse, por lo que decidieron implementar un sistema de trabajo más eficaz que les trajera una pronta recuperación.

El país necesitaba explotar las cualidades de su gente, por lo cual establecieron lemas que incentivaban al personal a ser cada días más prósperos y productivos. Los lemas del kaizen fueron “mejora continua hasta la calidad total”, “Hoy mejor que ayer, mañana mejor que hoy”, “se pueden hacer siempre mejor las cosas”.

Fue así como surgió el kaizen con sus cincos “S” o reglas, las cuales puestas en prácticas mejoraban el rendimiento de una empresa gracias a sus trabajadores. Las cinco S ayudaban a mejorar el ambiente laborar, hacer más consciente a sus trabajadores, aumentar la eficacia del personal y hacer todo eso bajo unas normas sanitarias adecuadas.

Las cinco S del kaizen son:

  • Seiri: Significa deshacerse de los innecesario, no acumular o guardar cosas que puedan estorbar.
  • Seiton: Significa reunir las herramientas necesarias e imprescindibles.
  • Seiso: Significa limpiar, trabajar en un área despejada y que haga sentir al trabajador en paz.
  • Seiketsu: Significa prevención, de este modo el grupo de trabajo puede prever soluciones a cualquier problema que pueda surgir.
  • Shitsuke: Significa ser constante, seguir trabajando en pro de la calidad, el mejoramiento y el éxito.

3 ejemplos de kaizen

Promover ascensos laborales por los esfuerzos y logros de cada trabajador: Parece que es como forzar la competitividad que en sí no es lo que busca el kaizen, pero en realidad sin ánimos de alimentar una competencia insana, los apremios incentivan al personal a dar lo mejor de ellos para obtener beneficios.

Hacer planificaciones mensuales: Un buen grupo de trabajo debe tener objetivos francos que cumplir. Todo el equipo debe estar consciente de ellos y tenerlos fijados en lo colectivo e individual. Todos mirando hacia un mismo sitio.

Fomentar prácticas saludables o sociales: Una empresa de diseño, por ejemplo, debería exigir a sus empleados que recojan los materiales utilizados después de cada jornada, de modo que quede un área limpia y despejada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *