Saltar al contenido
J

Ejemplos de jarchas

Ejemplos de jarchas
5 (100%) 1 vote

En la España musulmana surgieron estrofas compuestas por cuatro versos, cuyo objetivo era ser adoptadas para cerrar una moaxaja (estrofa con la que empiezan las jarchas). Típicamente esta composición lírica era escrita en mozárabe (lengua romance) a diferencia del resto del poema que estaba escrito en hebreo o árabe.

¿Qué es?

Las jarchas eran versos cantados por los cristianos o mozárabes que vivían en reinos musulmanes. Estas luego fueron recopiladas por poetas árabes a fin de utilizarlos al final de sus moaxajas.

En la Hispania islámica, las moaxajas contenían salidas o clausuras líricas que se realizaban en una lengua distinta al árabe o hebreo tradicional. Estas son consideradas las expresiones poéticas más antiguas de la lengua romance, teniendo su mayor auge en el siglo XI por el intercambio cultural entre hebreos, árabes y cristianos.

La jarcha se convirtió en el objeto central de la moaxaja o poema árabe. Los temas eran sobre el amor y experiencias amorosas vividas por señoritas, las cuales relataban sus vivencias a sus madres o hermanas, de manera que el poema era escrito en torno a la jarcha seleccionada.

Ejemplos de jarchas

“Non domiréyo, mammā,
a rāyyo dē manyānā,
ben abū-l-qāsim,
la fāze dē maţrānā”

(Anónimo)

Traducción:

“No dormiré madre.
Al rayar la mañana,
viene Abu-l-Qasim con su faz de aurora.”


¡Tant’ amáre, tant’ amáre,
habib, tant’ amáre!
Enfermaron uelios gaios,
e dolen tan male.”

(Anonimo)

Traducción:

“¡Tanto amar, tanto amar,
amigo, tanto amar!
Enfermaron unos ojos antes alegres
y ahora duelen tanto.”


“Mio sîdî ïbrâhîm
yâ tú uemme dolge
fente mib
de nohte
in non si non keris
irey-me tib
gari-me a ob
legar-te”

(Salá-Solé)

Traducción:

“Mi señor Ibrahim,
oh tú hombre dulce
vente a mí
de noche.
Si no, si no quieres,
ireme a tí,
dime a dónde
encontrarte.”


“Báayse méw quorażón de mib.

¡Yā Rabb, ši še me tōrnarād?
¡Tan māl me dólēd li-l-habīb!

Enfermo yéd: ¿kuánd šanarád?”

(Yehuda Halevi)

Traducción:

“Mi corazón se va de mí.
¡Ay señor, no sé si me volverá!
¡Me duele tanto por el amigo!
Está enfermo, ¿cuándo sanará?”


“Garīd boš, ay yerman ēllaš

kóm kontenēr-hé mew mālē,
Šīn al-ḥabī bnon bibrēyo:
¿ad ob l’ iréy demandāre?”

(Yehuda Halevi)

Traducción:

“Decid vosotras, ay hermanillas,
¿cómo he de atajar mi mal?
Sin el amigo no puedo vivir:
¿adónde he de ir a buscarlo?”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *