Saltar al contenido
A

Ejemplos de aminas

Ejemplos de aminas
5 (100%) 1 vote

Las aminas son compuestos químicos situados en el organismo los cuales directa o indirectamente (según sea el caso y el tipo de amina que se estudie)  contribuyen significativamente en las necesidades evolutivas de un ser humano, animal o vegetal.

Las aminas son compuestos derivados del amoníaco especialmente, y sustituyentes del hidrógeno en sus moléculas, por lo que en la mezcla de las aminas con otros compuestos que no sean de su misma familia orgánica, se puede derivar una sustancia liquida peligrosa.

Por otro lado al ser mezclado o sustituido este compuesto químico por alguno de los niveles de aminas, pudiese resultar un efectivo componente nutricional, energético y evolutivo para el organismo viviente. Los niveles de aminas son los siguientes: Amoníaco, amina primaria, amina secundaria, amina terciaria.

Ejemplo de aminas

  1. La mezcla entre los niveles de aminas resultan en composiciones que luego serán comercializadas. Por ejemplo: en las industrias productoras de tintes, maquillajes y medicamentos.
  2. Las aminas son reconocidas en industrias como la cosmética por el  uso de la p-Fenilendiamina (mezcla de amina primaria con anilina) dando como resultado composiciones de uso cotidiano que van desde productos para teñir el pelo hasta los maquillajes.
  3. La p-Fenilendiamina en composición con otros orgánicos es también importante en la industria textil para la creación y comercialización de los antioxidantes para caucho o las pinturas para automóviles.
  4. Naturalmente las aminas son parte de los alcaloides que son compuestos complejos que se encuentran en las plantas, de allí su extracción para la industrialización de la morfina y la nicotina.
  5. Biológicamente y en composición entre aminas primarias, se encuentra la adrenalina.
  6. Biológicamente las aminas pueden combinarse entre sus distintos niveles, por ejemplo: una amina primaria con una secundaria que den como resultado la noradrenalina.
  7. En el reino animal se hallan en la degradación de las proteínas de carnes de aves o pescados. En este proceso se descomponen distintas aminas, como la cadaverina y putrescina, las cuales emiten un olor desagradable.